junio 5, 2017 Donna Alcala

¿Cómo invertir en tecnología y no morir en el proceso?

Invertir en tecnología (empresas tecnológicas) es una de las alternativas más rentables pero también una de las más arriesgadas. Antes de dedicar una parte de tus ahorros para invertir en este tipo de empresas te recomendamos que sigas los siguientes consejos:

A la hora de plantearnos invertir es importante tener muy clara la estrategia que vamos a seguir y las tácticas que utilizaremos para lograr el objetivo marcado.

Si te gusta el mundo de la empresa, quieres formar parte de una nueva aventura empresarial, tienes la experiencia, los contactos y mucho valor que aportar, las startups y empresas tecnológicas se convierten en una buena alternativa de inversión.

Antes de empezar, deberás dedicar un tiempo para responder a dos preguntas básicas:

  1. ¿Por qué quiero invertir?
  2. ¿Qué me motiva?

Si te encuentras satisfecho y, sobre todo, tranquilo con tus respuestas entonces te encuentras preparado para asumir el segundo paso.

Lo primero será definir el monto de la inversión y, lo más importante, el tiempo. Lo más recomendable es definir un escenario de diversificación de inversiones con el patrimonio que tengas disponible para esta aventura. Por favor, no vayas a “poner todos los huevos en una misma cesta”. La clave del éxito está en la diversificación. Pero recuerda, debes concretar el horizonte temporal de tus inversiones. Te darás cuenta que, a medida, que vayas trabajando en este aspecto se irán determinando tus decisiones de inversión.

Lo siguiente que deberás tener en cuenta será la intensidad. Es decir, que deberás determinar la cantidad de operaciones que vas a realizar en tu horizonte temporal y el importe de cada una de ellas.

El tercer aspecto será la naturaleza jurídica del vehículo de inversión. Aunque suena pomposo simplemente se trata de definir si harás la inversión a nivel personal o a través de una sociedad. En este caso, deberás definir si lo harás a través de una sola sociedad o crearás una sociedad para cada inversión.

Con todo lo anterior claro, lo que sigue es definir dónde se va a invertir. En otras palabras, cuáles son los requisitos que deberá cumplir un proyecto para tenerlo en cuenta. Te damos una guía de los más comunes:

  1. Sector de actividad: Lo más recomendable es que se trate de un sector que conozcas bien. Así será mucho más fácil el análisis y la comprensión del proyecto.
  2. Perfil de empresa.
  3. Equipo: composición, capacitación y ambición. Importantísimo, se debe ver claramente quién es el líder del proyecto y las habilidades que tiene para cumplir con los objetivos definidos. Otro factor clave, será identificar el nivel de compromiso. Un equipo simplemente involucrado significará la pérdida de tu inversión. ¿El equipo está dispuesto a invertir? O sólo serás tú y los otros inversores quienes se arriesgan. La experiencia a nivel empresarial o en el sector también se convierten en factores a tener en cuenta.
  4. Estado del proyecto (nivel de ejecución). Otro factor bastante importante a la hora de definir tu perfil como inversor, pues debe guardar coherencia con el horizonte temporal que te has planteado anteriormente.
  5. Por último, pero no menos importante, es aquella sensación, aquella voz interna que te dice que sería bueno invertir allí. Esa buena vibración, ese feeling se convierten en el factor decisivo que te lleva a arriesgar tu dinero en ese equipo para sacar adelante ese proyecto.

Cuando te sientas listo para emprender este apasionante camino contacta con nosotros (jaimeoliver@emindsetlaw.com). Estaremos encantados de guiarte paso a paso en el cumplimiento de tus objetivos.

Jaime Oliver, Socio del Departamento Financiero.

¡Síguenos en las redes sociales!

facebook.com/emindsetlaw

instagram.com/emindsetlaw

linkedin.com/company/emindsetlaw

emindsetlaw.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *